sábado, noviembre 15, 2008

Para cosas importantes no, pero para tonterías...

Arreglar los vagones y evitar que las averías sean el pan nuestro de cada día sería una buena inversión, pero la Comunidad de Madrid prefiere instalar máquinas de preservativos en el Metro. Máquinas que, por si alguien lo duda, a las dos semanas dejarán de funcionar.

Mi opinión es que se están riendo de nosotros en nuestra cara (no sólo con este tema, sino en general con todos), pero mientras la gente siga votando a la Espe pues nos tenemos merecido todo lo que nos pase.


Lo que más me ha gustado siempre de este tipo de iniciativas es que siempre hay alguien que sale diciendo que se está empujando a la juventud a copular sin freno y tonterías semejantes.
¡Pues claro que sí, señores! Cada vez que veo una máquina de éstas me entran unas ganas de ponerme a f***** como loco.

En fin...

Etiquetas: , ,

12 COMENTARIOS:

Blogger Enric Herce dijo...

A mí me da que esa pedazo de humorista que tenéis por presidenta (véase la sarkosilla) el metro lo pisa poco. E igual convencida anda de que lo que a comprado son maquinitas de chicles.

18 de noviembre de 2008, 9:22  
Blogger Enric Herce dijo...

dolor de ojos me doy: "ha comprado". Of course.

18 de noviembre de 2008, 9:28  
Blogger perenquén dijo...

A mí, con respecto a las máquinas expendedoras de las estaciones de metro y cercanías me surge la duda de si en la expresión más de "e" mil cámaras velan por su seguridad se ha escogido alguna de estas dos acepciones:

1. tr. Cubrir, ocultar a medias algo, atenuarlo, disimularlo.

2. tr. En fotografía, borrarse total o parcialmente la imagen en la placa o en el papel por la acción indebida de la luz. U. m. c. prnl.

Lo digo porque no suelen resistir más de uno o dos días antes de que las revienten.

Por otra parte, la cantinela es vieja. En Tenerife, cada vez que alguna institución pública o privada repartía preservativos, se alzaban las mismas voces diciendo las mismas sandeces. Extrapolando, aconsejarle a un adolescente abstinencia es como prescribirle ayuno a un hambriento.

Por cierto, en los autobuses de la EMT han puesto publicidad en los estribos, pero me temo que no sirva para que el 45 llegue a su hora.

Total, que la verdad prevalecerá y Telemadrid ya dijo hace un tiempo su (única) verdad: Espe jode lo que somos.

Un saludo.

18 de noviembre de 2008, 10:16  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

Enric, no seas malvado. A mí lo de la sarkosilla hasta me hizo gracia. Eso sí, en lo de que no pisa el Metro estamos totalmente de acuerdo.


Perenquén, ya vi lo de los agarres de la EMT (para los que no lo sepan, pueden ver un ejemplo AQUÍ).

18 de noviembre de 2008, 14:59  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

¡Ah! Y sobre lo de la abstinencia, otra perlita:
Un hospital público madrileño recomienda "castidad" para prevenir el sida.

Sin comentarios...

18 de noviembre de 2008, 15:02  
Anonymous Euménides dijo...

Lo cierto es, sin duda, que con la abstinencia se evita una de las principales fuentes de contagio del SIDA. Y a ver quién es capaz de decir lo contrario, chatos. ;-)
-Euménides-

20 de noviembre de 2008, 16:12  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

Euménides, no se trata de que con castidad se evite el contagio. Se trata de que, sabiendo que no van a ser castos, proporcionar la información necesaria para que sepan cómo evitar el contagio.
Información, educación, esas cosas básicas ;-)

20 de noviembre de 2008, 16:55  
Blogger perenquén dijo...

Hombre Euménides, hay otros medios de evitación del contagio que tampoco pueden plantearse seriamente: "eutanasia", castración... jejeje

21 de noviembre de 2008, 12:16  
Anonymous Euménides dijo...

YAYO DIJO:
Euménides, no se trata de que con castidad se evite el contagio.

Que sí, que sí, que es irrefutable la aseveración "Con la castidad se evita el contagio (de una de las vías)". Y que siga siendo cierto por muchos años, que si un día el virus muta y se empieza a contagiar por el aire, ese día empezarán la "eutanasia selectiva" de la que hablabas en otro hilo, o de la que habla perenquén en su último mensaje. Y ya podrán correr los infectados...

YAYO TAMBIÉN DIJO
Se trata de que, sabiendo que no van a ser castos,

Eso de pensar por los demás tiene un cierto tufillo facha (al igual que lo de la Eutanasia selectiva del hilo de Dios-Emperador de la canica) que tira pa'trás. Yayo, yayo...


YAYO DIJO:
proporcionar la información necesaria para que sepan cómo evitar el contagio.

Cierto, cierto. Aquí estamos de acuerdo. ¡Por fin! Eso sí, conste que entre la información a dar está la de que "la abstinencia evita el contagio".

;-)

21 de noviembre de 2008, 12:35  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

Perdona, Euménides, pero por ahí no paso. Decir que con castidad se evita el contagio es como decir que no comiendo se adelgaza. Es cierto y todo lo que tú quieras, pero es absurdo y no es la solución. Insisto: educación e información de TODAS las posibilidades para saber cómo evitar el contagio.

Por otro lado, yo no pienso por los demás. Lo de que no van a ser castos no es mi deseo, es simplemente constatación de la realidad de los jóvenes adolescentes hoy en día (aunque debería haber escrito "sabiendo que no son castos", ya que es una realidad).


¡Ah! Creo que sobra la explicación, pero lo de la "eutanasia selectiva" era irónico a más no poder. Parece mentira que a estas alturas de la película puedas pensar lo contrario ;-)

21 de noviembre de 2008, 13:01  
Blogger Errantus dijo...

Hombre, hay que reconocer que es cierto, no comer adelgaza, siempre y cuando se siga un estricto ayuno, que si no se come varios dìas, el dìa que se puede no te digo el atracòn y la engordada que se pone uno, ademàs de que todo exceso es malo.

Por lo demàs, y parafraseando a un amigo, los niños no nacen de probeta por lo mismo que la gente no come pastillas nutricionales, comer es divertido!

Y no me direis que el heco de tener niños no crea a la larga màs problemas que el SIDA, si es que el virus ese al final hasta màs barato le resulta al estado. >=P

22 de noviembre de 2008, 12:24  
Blogger perenquén dijo...

Los argumentos del Yayo son irrefutables: en China, la negación por parte de las autoridades de que la enfermedad penetrara en el país produjo una gran cantidad de contagios a través de transfusiones de sangre, como había pasado un par de décadas antes en Francia; la limitación en la venta de jeringuillas por parte del ayuntamiento de Edimburgo, convirtió la ciudad en la capital europea del SIDA durante los noventa (véase Trainspotting)... por dar sólo un par de datos en los que la castidad (yo preferiría abstinencia o inactividad sexual, términos con menos connotaciones morales) poco pudo ayudar a prevenir la enfermedad.

24 de noviembre de 2008, 10:35  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.