jueves, noviembre 13, 2008

Paciente viene del verbo pacer: beee...

Atención, lea detenidamente el enunciado del siguiente problema matemático antes de responder a las preguntas que se le formulan al pie:

"Un paciente madrileño (al que a partir de ahora llamaremos RG para preservar su intimidad) tiene cita a las 9.25 horas de la mañana en una consulta de un especialista de un hospital madrileño cualquiera (al que tampoco nombraremos, sino que le asignaremos unas siglas al azar; por ejemplo, FHA).
RG llega a la consulta en el FHA a las 9.00 h, es atendido a las 9.30 h y permanece en la consulta durante 25 minutos. Como resultado de la visita, el especialista redacta dos peticiones de citas para que se le realicen a RG dos pruebas diagnósticas que considera necesarias. A las 10.05 h y con dichos volantes, RG se dirige a Admisión de Citas y coge número para esperar su turno. Le ha tocado el número 184, pero el avisador marca el turno del número 56. Después de 2 horas y 30 minutos de espera (de ahí que a los que pueblan la sala les llamen pacientes), llega el turno de RG. Mientras que para una de las dos pruebas diagnósticas le dan cita para la segunda semana de febrero, para la otra no hay fechas disponibles en la agenda abierta y quedan en llamarle para darle el día definitivo. Como una de las peticiones no ha podido ser cursada, RG tampoco puede pedir una nueva cita en la consulta del especialista. Algo frustrado, RG se dirige a la Oficina de Atención al Usuario (antes llamada Oficina de Atención al Paciente, pero como lo de la paciencia a estas alturas de la película se sobreentiende pues...) para intentar que le adelanten una de las citas y le citen para la otra. Cuando llega allí, vuelve a coger número y espera su turno. 45 minutos después, otra señorita amable le indica que presente una reclamación por escrito y que ya se le contestará por correo. Cuando RG sale a la calle es la 1.30 h."


Teniendo en cuenta lo expuesto en el enunciado, conteste breve, pero razonadamente a las siguientes preguntas:

a) Calcule aplicando el teorema de Estoh & Kemau la cantidad de barquitos de papel que ha podido hacer RG durante sus momentos de espera.
b) Determine mediante la escala de dureza de Mohs la cantidad de caradura que le echan EA y su consejero de sanidad JJGü (más conocido por su pelazo) cuando dicen que la gestión privada de hospitales públicos en la sanidad madrileña hace que funcionen mejor y que Madrid sea una de las comunidades líderes en atención al paciente.
c) ¿Cree usted que RG será atendido antes de que la infanta Leonor encuentre marido?
Si responde que no, no hace falta que explique por qué (es evidente). Si responde que sí, hagáselo mirar muy seriamente (pero por un especialista privado, no podemos esperar a que responda si le va a atender uno público).
d) Calcule el número de nuevos hospitales y estaciones de metro que han sido capaces de inaugurar EA y sus consejeros mientras RG estaba esperando a que le dieran cita.


Tienen de tiempo lo que se tardaría en conseguir que te hagan 2 endoscopias y 5 mamografías para contestar a todas las preguntas.

Etiquetas: ,

8 COMENTARIOS:

Blogger jc dijo...

42

13 de noviembre de 2008, 23:41  
Blogger perenquén dijo...

RG se dirige a la Oficina de Atención al Usuario (antes llamada Oficina de Atención al Paciente, pero como lo de la paciencia a estas alturas de la película se sobreentiende pues...

Es obvio que quien acude a esa oficina ya ha perdido la paciencia.

Conincido parcialmente con jc: la respuesta es cuarenta y dos elevado a la cuadragésimo segunda potencia. (Si hay algún locutor, enviado especial o busto parlante leyendo esto, cuadragésimo segundo es el ordinal del cardinal 42 y se expresa 42º.)

Si hablas con RG, dale ánimos porque los va a necesitar.

Un abrazo.

14 de noviembre de 2008, 9:43  
Anonymous malhalma dijo...

Puedes añadir la siguiente pregunta a tu lista:

¿¿¿¿Se cree Vd. que un especialista ha "gastado" con RG en una consulta 25 minutos?????

Lo dicho, mucha suerte (porque ya es un tema de suerte) para RG y como consejo, que se lleve unos cuantos libros a las pruebas/consultas...

Un beso.

14 de noviembre de 2008, 13:44  
Blogger Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Estimado RG, como diría mi amigo el Sicario (amigos hay que tener hasta en el infierno), a lo mejor ha llegado el momento de "pegarnos" y punto. Aunque déjeme decirle, que eso de "pegarse" es un acto como muy cinematográfico, es fácil de imaginar, pero yo estoy segura, que si un día me decido (una vez perdido todo aquello de humano que me hace tal) a darle una bofetada a alguien, seguro que me rompo una mano al darle por error a la pared, hago el ridículo, el otro me mira mientras me caigo por inercia al suelo y me dice "¿pero que haces?, estas tonta o que?"..

en definitiva, tengo dos solución a su problema (no puedo evitar dar soluciones imagíneses soy un oráculo irresponsable):

1. Cuantitativamente creo que la solución es igual a 35.

2. Cualitativamente: NI SE LE OCURRA PONERSE ENFERMO EN SERIO.

Además, me congratulo en pensar que a usted también le gustó "La flaqueza del bolchevique", (tuve el gusto de conocer a su autor), y aprovecho para aconsejarle otro que a mi juicio, es aun mejor "La sustancia interior".

Paciencia no es la solución. Evitación tal vez.

El Oráculo de Delfos ha hablado.

14 de noviembre de 2008, 14:12  
Blogger jc dijo...

RG, al menos usted es español, si fuera extranjero no le atenderían pues el ordenador no da la opcion de introducir solo un apellido.
Neandertales...

14 de noviembre de 2008, 18:17  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Cuando vea a RG le diré todo lo que habéis dicho. Y os contaré alguna otra cosilla sobre el "funcionamiento" de la sanidad madrileña.

16 de noviembre de 2008, 17:08  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Querido Oráculo de Delfos, apunto su sugerencia para mis paseos por las tiendas de segunda mano. Y de paso, me apunto la necesidad de explicar en una entrada por qué me gustaron (¡me encantó!) "La flaqueza del bolchevique" y un par de libros más.

Saludos.

16 de noviembre de 2008, 17:23  
Anonymous Berrinche dijo...

¡Joé, qué chollo de sanidad!

Yo, en Albacete, tuve que cambiarme de médico de cabecera pues el mío iba siempre puntual y me fastidiaba las dos horas de espera que para mi son de lectura plácida, sin interrupciones.

¡Tengo derecho a esas dos horas de espera!

26 de agosto de 2010, 15:59  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.