lunes, diciembre 10, 2007

En ocasiones, veo cine... español

Sí, lo confieso: soy de esos que, de vez en cuando, van al cine a ver películas españolas. Incluso me disgusto si, por el poco tiempo que suelen durar en cartel y mi especial desagrado hacia las multisalas donde se proyectan, no llego a tiempo de poder verlas.

Qué le vamos a hacer, soy raro.

Vamos a repasar las que he visto en los últimos meses.



Aunque hace ya dos meses largos que se estrenó, la pereza me ha impedido hablar antes de "Mataharis", la última película de Icíar Bollaín.

La cinta cuenta la historia de tres mujeres que trabajan en una agencia de detectives y en la que cada una representa un momento de la vida: María Vázquez es la joven idealista encantada con su trabajo enfrentada a un supuesto caso de espionaje industrial; Najwa Nimri acaba de reincorporarse tras dar a luz y trata de compaginar su nueva condición de madre con su trabajo espiando a los demás... o a su propio marido; y Nuria González, la más veterana de las tres, se encarga de un caso de infidelidad matrimonial mientras ve como su propio matrimonio hace tiempo que ha llegado a un punto muerto. Tres mujeres acostumbradas a indagar en la vida de los demás pero que han descuidado mirar dentro de su propia vida.

Si alguno se quedó con las ganas en su día, y tratándose de una película española, seguro que aún podéis ir a verla a alguna minisala de VO.



La siguiente de este pequeño repaso es "La carta esférica", adaptación de Imanol Uribe sobre una novela de Arturo Pérez-Reverte.

Carmelo Gómez, tal vez porque no puede evitarlo y le viene de serie, pone cara de buena persona, Aitana Sánchez-Gijón luce su cuerpo serrano y hace de ambiciosa femme fatale y Enrico Lo Verso, quizás por serlo, presta su cara a un italiano que apunta maneras de mafioso pero que asusta más bien poco. Poco más hay que decir para los que hayáis leído el libro porque Uribe no se despega un ápice del original. Para los demás, contar que hay un mapa y un tesoro escondido, un piloto que no sabe vocalizar y un típico juego de finales falsos hasta que descubrimos quién se queda las joyas. El resultado es una película rígida, encorsetada y artificial a más no poder que, más por suerte que por desgracia, ni siquiera está ya en cartel. Si habéis podido aguantar sin verla, seguid igual y evitadla también en DVD.

(Pequeño inciso a costa de Pérez-Reverte. Parece ser que el año que viene vamos a tener Bicentenario hasta en la sopa y, a modo de adelanto, Alfaguara acaba de publicar 'Un día de cólera', un libro de encargo del que, como ya hiciera hace unos años con el aniversario de la batalla de Trafalgar, se ha encargado Pérez-Reverte. Si el texto va a incluir la misma transcripción fonético-festiva de la forma de hablar de los franceses que aparecía en 'Cabo Trafalgar' me parece que no voy a comprarme el libro de marras aunque me lo encuentre a 1€ en la Cuesta de Moyano.)



De "El orfanato" poco puedo contaros que no hayáis visto/oído/leído ya. Belén Rueda y Fernando Cayo, al que también se puede ver en "Mataharis" como jefe de la agencia de detectives, deciden convertir el antiguo orfanato donde se crió ella en un hogar para niños deficientes. Hasta el día en que su hijo, también adoptado, desaparece...

Se nota que su director, J.A. Bayona, ha visto mucho cine de género porque no hay tópico que no aparezca en pantalla: la vieja casa en un rincón apartado cerca del mar que, para más inri, había servido de orfanato, los ruidos, los golpes y la madera que cruje, hijo que desaparece, la medium y la sesión de espiritismo, extraños acontecimientos que tuvieron lugar en la casa... A pesar de tanto tópico, la película mantiene el interés de comienzo a fin y consigue no decaer ni flaquear. Eso sí, "El orfanato" no es, por mucho que la publicidad con la que nos han bombardeado durante meses nos lo diga, una de las mejores películas de terror de la historia (principalmente, porque no es una historia de terror) aunque sí es más que correcta. Avisados quedáis todos los que aún no hayáis sido víctimas de la exhaustiva campaña de acoso y derribo al espectador para que, si tiene que gastar sus euros en una única película, los gaste en esta.



La última de hoy es "Luz de domingo", película en la que José Luis Garci y su habitual coguionista, Horacio Valcárcel, adaptan una novela corta de Ramón Pérez de Ayala.

A Cenciella, pueblo políticamente dividido entre los partidarios del alcalde-cacique y sus detractores, llega un joven abogado (Alex González que, por mucho que le pongan barbita, es demasiado blandito para el papel que le toca torear) para ocupar la plaza de Secretario del Ayuntamiento. El posicionamiento del joven respecto a las disputas políticas del pueblo y su rivalidad con uno de los hijos del alcalde por el amor de Estrella (Paula Echevarría) desencadenan un episodio de "brutalidad y violencia caciquista rural" que llevará al enfrentamiento final entre el alcalde, un Carlos Larrañaga que está estupendo en este papel de cacique prepotente (qué ganas de partirle los morros que me entraron), y el abuelo de Estrella, un magnífico Alfredo Landa, asiduo desde hace años en la filmografía de Garci (inolvidable aquel Germán Areta en la que para mí es la mejor película del director, "El crack").

Sinceramente, Garci me ha sorprendido gratamente. Si os sirve de algo mi opinión, y aunque supongo que habrá mucha gente a la que directamente su nombre echará para atrás a la hora de ir al cine, merece los 6€ que hay que pagar (y si no os los queréis gastar, siempre queda el DVD).



El próximo día, repaso al cine extranjero que he visto en estos mismos dos meses.

Etiquetas:

6 COMENTARIOS:

Blogger Errantus dijo...

Ok, lo confieso, en ocasiones yo también veo cine espñol. No es que llegue demasiado a este lado del charco, ¿verdad? Pero se hace lo que se puede. =p

Con un poco de suerte y exhiben quí El Orfanato.

11 de diciembre de 2007, 6:04  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Creo que tu mejor opción es venirte a España a verla.

11 de diciembre de 2007, 10:49  
Blogger Enric Herce dijo...

Pues curiosamente dos de las últimas películas que he ido a ver al cine, últimamente no me prodigo mucho, son españolas: El orfanato y REC, dos joyas en el noble arte de asustar al personal a golpe de dolby surround y de lucir guiones con agujeros como melones.

13 de diciembre de 2007, 12:16  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

No seáis tan crueles con 'El orfanato', que no es tan mala...

16 de diciembre de 2007, 17:03  
Anonymous Ferio dijo...

Me apunto a la crueldad contra El orfanato y [·REC], aunque más contra la 1ª. Son las 2 últimas películas que he visto en una sala comercial, y yo, que no suelo ser amiguete del cine de terror ni del cine español, ahora no puedo serlo menos. No somos nada (los españoles, digo).

8 de enero de 2008, 21:08  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

¡Ah, cuánta crueldad! Con lo guapa que sale Belén Rueda...
Pues sigo pensando que es una película muy bien hecha y por encima de la media nacional e incluso internacional.

9 de enero de 2008, 1:12  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.