viernes, octubre 05, 2007

Escrito está, luego debe ser verdad

En estos días modernos en que la información (más o menos fiable, aunque eso sea otro asunto) amenaza con saturarnos, en que está disponible para casi cualquiera en cualquier parte y que casi todo lo que hacemos/decimos queda registrado me sigue sorprendiendo que se sigan cometiendo fallos como el que comentaba hace unos días del concurso Pasalabra o el que relata Enric en su blog acerca de un libro de Sánchez Dragó. Da igual si hablamos de la vida privada de alguien o de simples nimiedades como una pregunta de concurso: parece como si a nadie le importara la veracidad de lo que dice y que lo dicho, una vez grabado o impreso, se convirtiera en verdad mágicamente.

Pues no.


Tomemos como ejemplo una noticia aparecida hace dos días en la edición madrileña del diario 20 minutos.

¿Tan difícil tenía la persona que redactó esta noticia darse un paseíto por la Gran Vía para comprobar que el cine Avenida no lleva cerrado desde 2005, como se afirma, sino desde abril de 2007? Era fácil: los carteles de las últimas películas que en él se proyectaron todavía están allí colgados: "Premonition" y "Tú la letra, yo la música". ¿Era tan complicado andar un poco más y confirmar que el cine Imperial no es ni de lejos un teatro como se pretende informar sino una tienda de ropa?


Y es que, si funciona así para una noticia sin importancia, miedo me da pensar cómo será para otras que sí importan.

Etiquetas:

7 COMENTARIOS:

Blogger Enric dijo...

Las que importan las manipulan directamente. :)
En cualquier caso lo que está claro es que nos toman por tontos con demasiada facilidad. Y yo soy de los que piensan que el público recibe lo que merece.

Aclaración: la entrada anterior suprimida era mía, en realidad sólo quería editar. :P

6 de octubre de 2007, 9:05  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

Si no sabemos cuándo nos están engañando es que merecemos lo que recibimos, desde luego.


Aclaración: ahora, la entrada anterior ha sido suprimida definitivamente :P

8 de octubre de 2007, 10:16  
Anonymous Anónimo dijo...

Si supiéramos cuándo nos están engañanando, no nos estarían engañando. En el mejor de los casos, apenas intuímos que nos intentan más o menos manipular.

Francisco Javier Almenar Rivero.
Perenquén cósmico.

9 de octubre de 2007, 10:48  
Blogger Enric dijo...

A menudo es más cómodo dejarse engañar que alzar la voz. Pero por estos lares la gente sólo alza la voz cuando hay fútbol o en las "tertulias" de la tele... somos un país chillón de cojones pero a mansos y manipulables no nos gana ni Dios.

9 de octubre de 2007, 19:58  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

Pena de país, que diría cierto espíritu.

10 de octubre de 2007, 19:54  
Anonymous Ferio dijo...

Yo últimamente leo un montón de prensa porque donde trabajo mandan ejemplares de todos los periódicos nacionales y algunos de fuera, y cada día me entran ganas de mandar varias noticias a Malaprensa; yo ya no creo que sea tanto manipulación en la mayor parte de los casos, como vaguería de unos profesionales que a veces no están tan cualificados como debieran, o que estándolo les pagan una miseria.

Lo digo porque si nos tienen que engañar también con las fechas de clausura de salas de cine, no estoy seguro de querer siguiendo en la Matriz.

19 de octubre de 2007, 9:39  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

Vaguería hay, desde luego. Pero es que creo que ver que pase tanto en noticias "serias" como en noticias "de relleno" (como podría ser este caso) me da una impresión de desgana, de "da igual lo que pongas", que.. que... brrrr
Voy a tomar el aire un rato a ver si se me pasa.

19 de octubre de 2007, 10:54  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.