martes, junio 13, 2006

Finde de Cine (y 3)

Como ya os conté ayer, el sábado descansé del cine y estuve en el Retiro visitando la Feria del Libro que terminó el pasado domingo.



Al contrario de lo que hacía presagiar el viernes (y es que siempre llueve durante la Feria como nos recuerda el chiste de Forges), el sábado no llovió pero tampoco hizo demasiado calor e incluso hubo momentos en que una agradable brisa corría entre las casetas. Tampoco había demasiada gente por lo que la visita se convirtió en un agradable paseo y no en una carrera de obstáculos, esquivando cochecitos, mascotas varias y niños hiperactivos.

El que haya acudido a la Feria los últimos años habrá podido comprobar que ya no es Gala el que más firma: más de doscientos metros de cola (algunos recibieron su libro firmado cuando el resto de casetas ya habían cerrado) confirman que otro año más el autor con más éxito es... ¡Iker Jiménez! Del resto de firmantes, sólo podíamos encontrar acumulación frente a otro fenómeno televisivo: Andreu Buenafuente (el año pasado este honor le correspondía a Joaquín Sabina y su recopilación de columnas publicadas en el Interviú).

Moraleja: escritores de hoy en día, dejen de escribir tanto y aparezcan más en televisión. Lo que hay que ver...


(Por lo menos nos queda algún consuelo pequeño: lo que también ha aumentado los últimos años es la presencia de los autores de ci-fi/fantasía/nuestras-cositas. El sábado sin ir más lejos estaban firmando a la vez Negrete y Aguilera.)


A mí tampoco es que me molesten estas colas porque debo confesar que no suelo comprar. Mi bolsillo no alcanza y prefiere las diferentes ferias de 2ª mano y rastros, pero todos los años me acerco a dar una vuelta y ver qué hay nuevo.

Una cosa muy importante y que sólo se aprende con el tiempo es a caminar alejado al menos metro y medio de las casetas. ¿Por qué? ¿Miedo a las aglomeraciones, a que un libro nos llame poderosamente la atención y sucumbamos? ¿Por educación para que las personas mayores puedan ver mejor? No, señores... La cosa no va por ahí.

La razón principal son los autores. Si, habéis oído bien: los autores que están firmando libros (o que al menos tienen intención de firmarlos). Y si no me creéis, mirad bien cuando os acerquéis a la Feria.

El despistado visitante de la Feria camina pegado a las casetas hasta que llega a una concreta en la que de repente ve quince libros iguales. Detrás de los libros hay unas manos y pegado a éstas un cuerpo; cuerpo que tiene una cabeza y cabeza que tiene una cara: una cara que te mira preguntándose si querrás comprar uno de sus libros tan diligentemente expuestos delante suyo. Entonces el visitante levanta la cara, lee el cartel que hay sobre su cabeza, vuelve a mirar al escritor firmante y se aleja despacio de manera tan despistada como llegó. Y ahí se queda el autor...

Por eso camino alejado de las casetas. Y desde la distancia veo a los autores que no tienen qué firmar. Si tienen suerte, alguien se para de vez en cuando; otras veces el librero les da conversación. Pero la mayoría de las veces están ahí, mirando a la gente que pasa, con esa cara... A mí me recuerdan las mascotas de una tienda de animales mirándote desde detrás del cristal esperando que te acerques y les hagas caso, tan solos, ellos no lo harían...

Así que ya sabéis, caminad alejados de las casetas y no les miréis a los ojos porque entonces estáis perdidos: la buena persona que todos llevamos dentro (algunos muy, muy dentro) pugna por salir y acudir a comprar un libro a aquel escritor tan solo y tan abandonado.



¡ESCRITORES SIN FIRMAS: ADOPTA EL TUYO!

Etiquetas:

10 COMENTARIOS:

Blogger Fran Ontanaya dijo...

Yo por si acaso no les firmaría después de la medianoche... igual se transforman.

16 de junio de 2006, 15:07  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

¿Lo dices por Negrete y Aguilera o por Buenafuente e Iker Jiménez? :P

16 de junio de 2006, 16:07  
Blogger Fran Ontanaya dijo...

No sé si los dos últimos no estarán ya transformados… habría que probar a echarlos a una piscina, a ver si se multiplican.

A Negrete y Aguilera yo los veo muy normalitos. No creo que se conviertan en gremlins. Aunque… nunca se sabe.

16 de junio de 2006, 16:34  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Bueno, en realidad Iker ya son dos (no hace falta que se multiplique) porque firmaban él y Carmen Porter al alimón. Buenafuente también parece varios pero es más por su nerviosismo y por su ubicuidad (programa, anuncios, periódicos...).

Negrete me parece más serio y formal y Aguilera... bueno, decir que con Aguilera estuve una vez en una cena pero despúes de ver ESTO no puedo llamarle 'formal'.

16 de junio de 2006, 16:49  
Blogger Juanmi dijo...

No soy nada formal, lo recozco :-D.
Y felicidades por el artículo, describes exactamente cómo se siente un autor en una caseta de la Feria. Vamos, lo de la mascota lo pensé hasta yo en ese momento, me acordaba de los peces de "El sentido de la vida" viendo pasar a la gente... Sólo te olvidaste de los que te confunden con el librero y te preunta por tal o cual libro raro.

21 de junio de 2006, 9:16  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Espero que lo de formal lo hayas entendido en sentido positivo. De hecho, me parece estupendo poder disfrutar de acontecimientos como la Espicha en los que autores y lectores se mezclan de manera tan lúdica. :P

Ahora me arrepiento de no haberme parado en el puesto de Miraguano aunque fuera a charlar unos minutos :(


Y muchas gracias por visitar mi humilde paginilla.

21 de junio de 2006, 13:40  
Blogger Juanmi dijo...

Estuve en el puesto de Planeta y en el de Jarcha. Y la cosa fue exactamente tal y como la cuentas.

21 de junio de 2006, 15:52  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

¿Y compensa?
Supongo que tendréis unos compromisos que cumplir, pero es que me parece muy sacrificado estar toda una tarde de esa manera :S


Y cambiando de tema... ¿te veremos pasear tu informalidad por la Espicha de este año?

21 de junio de 2006, 17:34  
Blogger Juanmi dijo...

Sí, tienes el compromiso de colaborar con la editorial en la promoción de la novela. Y la verdad es que yo lo pasé de maravilla ese finde en Madrid, con mis amiguetes Javier Negrete, León Arsenal y Edu Vaquerizo, charlando y de copas hasta la madrugada del viernes. Un par de horas por la mañana y un par por la tarde en la feria se pasan bien, y hasta llega a ser interesante. De todos modos es un sistema alucinante este de las firmas en la Feria. Estresante para el escritor y para el paseante, como tú cuentas. Las firmas en una Hispacón o en la Semana Negra son un asunto muy distinto, porque estás entre gente conocida. En la Feria los que se llevan el gato el agua son los televisivos. Yo firmé por la mañana en el puesto de Planeta, y por la tarde firmaba allí el Buenafuente. AL parecer se montó una buena porque la cola era tan larga que iban a cerrar la feria y la gente habá estado esperando durante horas para nada. Pero así es esto.
Y en la espicha intentaré ser formal... pero la combinación de Juanmi y sidrina es peligrosa.

22 de junio de 2006, 8:34  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Jejeje...
Estaremos atentos entonces durante la Espicha a esa combinación Juanmi-sidrina :D

22 de junio de 2006, 13:42  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.