viernes, mayo 04, 2007

La FUENTE de la VIDA (Darren Aronofsky, 2006)

No publiqué esta entrada en su momento (finales de noviembre) y desde entonces la tenía guardada esperando que estrenaran en España la última película de Darren Aronofsky. Así que, aunque sea con seis meses de retraso, aprovecharé que por fin la estrenan a este lado del Atlántico para simplemente actualizar la vieja entrada y no tener que escribir nada nuevo.



Después de la más que interesante 'Pi' (1998) y de la estupenda 'Réquiem por un sueño' ('Requiem for a Dream', 2000), Aronofsky tira la casa por la ventana y se lanza a contarnos mediante tres episodios, separados en el tiempo por varios siglos, una historia de amor y el intento de trascender la muerte (TRAILER).

'La fuente de la vida' ('The Fountain', 2006) es un derroche visual acerca de la búsqueda por parte del científico protagonista (Hugh Jackman) de una cura para el cáncer, enfermedad que padece su esposa (Rachel Weisz, a la vez esposa del director). Al mismo tiempo, ella escribe una historia acerca de otra búsqueda, la de la fuente de la eterna juventud, llevada a cabo por un soldado español del siglo XVI. Y a la vez, una tercera búsqueda ambientada en el futuro con la que el protagonista quiere recuperar a su esposa.



Aunque ya había jugado con la metafísica mezclando la ciencia y la búsqueda de Dios en 'Pi' (de la mano de la interpretación de la cábala que hace el protagonista gracias a su talento para las matemáticas), con 'La fuente de la vida' Aronofsky se desmelena y nos plantea un discurso de dos horas sobre búsquedas y reencarnaciones a lo largo del tiempo y sobre el amor eterno más allá de la muerte, adornado todo ello con imágenes impactantes y preciosistas.

Imagino que con su tema y semejante envoltorio visual esta película tendrá detractores feroces a la vez que defensores a ultranza. Reconozco que durante todo el metraje me encantó la presentación pero, pensando ahora en algo destacable que me dejara la película en la memoria, no encuentro una historia que me atraiga y el resultado es que me deja bastante frío. No me importa que Aronofsky quiera contarme sus ideas de reencarnaciones, trascendencia del amor sobre la muerte y demás, pero que al menos me regale una historia sólida y no solamente imágenes bonitas.

Etiquetas:

4 COMENTARIOS:

Anonymous Ferio dijo...

Uf, estuve a punto de dejarme arrastrar a verla la semana pasada, pero logré evitarlo. Por suerte, corroboras lo que me temía y no me tengo que arrepentir.

5 de mayo de 2007, 12:34  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Lo que he dicho no deja de ser más que una opinión, echa un vistazo a lo que se dice, por ejemplo, en El jardín del naúfrago, en Películas y libros míticos o en Sedice.
A veces tengo la sensación de que soy un poco "estricto" cuando doy una opinión porque, si tuviera que asignarle una nota numérica, "La fuente de la vida" se llevaría un 7, pero creo que a Aronofsky se le debe exigir más de lo que da en esta ocasión.

5 de mayo de 2007, 16:10  
Anonymous Ferio dijo...

Bueno, yo tengo que matizar también que Aronofsky no hace precisamente mis delicias y que le tengo un poco de ojeriza, y claro, si luego voy y te leo cosas como ésta... :P

6 de mayo de 2007, 11:00  
Blogger Ricardo G. Yayo dijo...

jajajaja

Vale, pues sigue con Eastwood y olvida a Aronofsky ;-)

7 de mayo de 2007, 20:42  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.