miércoles, octubre 04, 2006

Japón is different


Después de casi una semana rondando por tierras de Canadá estoy capacitado al fin para empezar a desmentir una serie de tópicos que me han perseguido desde que le conté a los amigos que me venía a Calgary a pasar tres meses.


En primer lugar (lo escribiré en mayuscúlas no por chillar sino sólo para que quede bien claro), LOS CANADIENSES NO TIENEN LA CABEZA PARTIDA NI SE VAN TIRANDO CUESCOS POR LA CALLE EN LA CARA DE LA GENTE. O al menos, no en Calgary y no en mi cara.

En segundo lugar, AQUÍ NO HACE FRÍO. El sábado estuve de librerías y pasé bastante calor con el jersey ya que podía haber ido perfectamente en camiseta. Hoy, que el día se ha despertado nublado aunque no tenía pinta de ir a llover, he ido a la facultad sin abrigo y sin pasar frío. Y es que no me cansaré de repetirlo una y otra vez: aquí hace frío en invierno, esto es, a partir de diciembre.

En tercer lugar, no he probado ni el alce ni el sirope de arce ni nada que se le parezca fonéticamente. Por favor, con lo rarito que soy yo para las comidas ¿en serio pensabais que iba a comerme eso? Aunque, ahora que lo pienso, el otro día comí unas fajitas de búfalo y no estaban nada mal... quizás algo picantes jejeje


Ahora en serio, si os soy sincero, no tengo ni idea de si he comido arce porque aquí toda la comida lleva un montón de cosas además de lo que pone en el título. Un ejemplo, hoy me he tomado un sándwich de jamón y queso pensando que sería como los de España, con un poco de jamón y un algo de queso, y ¡oh, sorpresa! además de lo obvio llevaba lechuga, tomate, ¡¡¡pepinillos!!! y algo que no he sabido descubrir qué era. ¿Eso era un sándwich o una ensalada?

Otra de las cosas que me llama la atención de lo que he visto es que hay muchos asiáticos, no sólo orientales sino también indios, pakistaníes y demás. A montones y por todas partes. Hasta tal punto que me he llegado a preguntar si realmente hay canadienses en Canadá y la respuesta debe ser que son el resto de la gente, esos rubios y de ojos claros, porque lo que está claro es que españoles o sudamericanos no hay ni uno. ¡Necesito alguien que hable en cristiano, por favor! Porque una cosa es que tenga que entender a los nativos (y hacerme entender lo mejor posible, que esa es otra) y otra muy diferente que tenga que usar más manos de las que tengo para explicarme con los orientales que atienden los puestos de comida. Y os aseguro que si pudiera lo haría, pero me da que no voy a poder estar sin comer tres meses...


Sin embargo, hay que reconocer que estoy generalizando y que debería ponerme en la piel de ellos.

En el laboratorio donde trabajo hay un chico japonés que debe pasarlo igual de mal que yo para hacerse entender. Como voy a hablar más veces de él, vamos a ponerle un nombre ficticio y a llamarle a partir de ahora Noriyuki, o simplemente N. El otro día, a la hora de la comida, otras dos compañeras de laboratorio (a éstas no las ponemos nombre... de momento) me preguntaron si yo entendía lo que decía N. Lo primero que pensé ante esa pregunta no fue si yo era capaz de entender a N., sino si eso mismo les estaría pasando conmigo, así que durante ese día intenté sacar a relucir mi mejor inglés (que tampoco es que sea muy apañado, pero por el momento me está sirviendo unas veces mejor y otras peor). El caso es que estas compañeras me comentaban que les costaba mucho entender a N. y que para solucionarlo, N. había ido a unas clases de inglés de conversación, aunque mis nuevas y maliciosas compañeras me dijeron que como N. no hablaba con nadie no sabían si las clases habían dado sus frutos. Ainsss, cuánta maldad anida en el alma femenina...

Pero la verdad es que sé de qué hablan porque me cuesta horrores entender alguna de las cosas que me cuenta sobre los métodos de trabajo que usa. Y lo mismo debe pasarle a él con mis explicaciones por las caras que me pone aunque, mal que bien y con mucha gesticulación, creo que la cosa parece que funciona y algo (nos) entendemos.

La otra anécdota que me contaron sobre N. trata sobre los horarios de trabajo. Cuando pregunté a qué hora tenía que llegar al laboratorio (consejo para todo aquel que no lo sepa: se pregunta siempre por la hora de entrada, la de salida ya se verá sobre la marcha) el tema siguió con las diferencias entre los horarios de aquí y España y terminó derivando hacia los horarios de N. Y es que no hay nada peor que un compañero de trabajo japonés porque hagas las horas que hagas te va a dejar en mal lugar. ¡En Japón, N. trabajaba de lunes a domingo y de 10 de la mañana a 8 de la noche como mínimo!

Y es que, como dice el título, Japón is different...

Etiquetas: , ,

9 COMENTARIOS:

Anonymous Ferio dijo...

El sirope de arce es una cosa deliciosa, especialmente acompañado de tortitas (¿o será al revés?); de todas formas, no tenías que haberte ido a Canadá para decidir si lo probabas, podría haberte dicho sitios más cercanos donde comprarlo ;)

Y ya de paso, no estaría de más que comprobaras otro tópico que vi en "Bowling For Columbine": que los canadienses nunca cierran las puertas de sus casas con llave. Con que abras 3 ó 4 casas al azar y luego me lo cuentes, creo que me quedaré satisfecho.

¡Ah! Sobre la comunicación en ingles entre no-angloparlantes: no existe; soy prácticamente bilingüe, pero si intento hablar con alguien que no sea irlandés es probable que acabe necesitando papel y boli, y todo por culpa de SUS puñeteros acentos. El mío, por descontado, es perfecto *cough cough*.

4 de octubre de 2006, 9:13  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Lo del sirope de arce lo dejaré para cuando vuelva a Madrid entonces ;)

Pues al menos en la zona donde yo vivo así es: si la gente está dentro, no cierran las puertas con llave. La de mi casa actual de hecho ni siquiera está cerrada, simplemente está entornada. Cuando me dé por escribir sobre la ciudad os contaré más sobre las casas y otras cosas que he preguntado, pero hoy estoy vago :P

Y sobre la comunicación... entre los diferentes acentos y las velocidades de vértigo a las ahblan algunos estoy empezando a estresarme :S

5 de octubre de 2006, 6:15  
Anonymous Anónimo dijo...

Hola Dark,

bueno, pues para que veas, no leo blogs pero el tuyo... pues habrá que leerlo unos meses ¿no?

Cuídate ;)

7 de octubre de 2006, 0:07  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Pues gracias por el honor que me haces con tus visitas ;-)

Aunque en cuanto os despistéis un poco, ya estaré de vuelta dando la lata otra vez.

8 de octubre de 2006, 7:08  
Anonymous Anónimo dijo...

Infundios y calumnias. No me creo nada... A tí te ha pagado el gobierno canadiense para que nos convenzas de que vayamos a pescar salmones y todas esas mariconadas. Y ahora nos dirás que los osos polares no se acercan a rebuscar en el cubo de basura de tu casa... ¡Anda ya!
Bueno, me alegro que estés bien. Eso sí, quítate el jersey si quieres, pero déjate el chaleco antibalas :-S

9 de octubre de 2006, 12:54  
Anonymous S.- dijo...

En Canadá no hace frío... en Canadá no hace frío... ¡¡Anda ya!! Eso es porque te regalamos ropa de abrigo para que "no pases" frío ;P

Dentro de unos días, en cuanto el otoño se plante con sus patazas ya me contarás lo del frío...

¿¿A que calefacción si que tienen?? Eso es para que te vayas preparando :P

Cuidate. S.-

18 de octubre de 2006, 9:29  
Blogger Errantus dijo...

Pues hijo, la miel de arce es exquisita. Deberías llevarte una o dos botellas a casa. Respecto a los sandwiches, pues será que es muy de este continente, pero yo veo normal que lleve lechuga, jitomate, cebolla, pepinillos y algun aderezo...

Por cierto, ¿sigues sin animarte a venir a México? Anda, que te invito a comer a un japo que te chupas los dedos. Eso si, si viene el tal N que se pague sus gastos. =P

19 de octubre de 2006, 3:49  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

S.-: Aquí mismo tengo los calcetines, esos tan bonitos :P Pero me da a mí que aquí pasan directamente al invierno, sin parar en el otoño.

Errantus: ¿Si paso por México camino de España te vienes conmigo a Madrid? Eso aumentaría las posibilidades de que intentara pasar por DF.

19 de octubre de 2006, 5:09  
Anonymous S.- dijo...

¿Ves? si al final sí que va a hacer frío en canadá (JUAS!!)

Cuídate, no sea que nos vuelvas con gérmenes extranjeros y acabemos todos estornudando con acento canadiense ;)

19 de octubre de 2006, 11:53  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.