viernes, octubre 13, 2006

Algunas veces...



...cuando aún es temprano por la mañana y no estoy todavía despierto pero ya no estoy dormido, oigo los ruidos que vienen de la cocina y me imagino a mi madre haciéndonos el desayuno. Sólo cuando me doy media vuelta para seguir disfrutando de esta extraña sensación me doy cuenta que no estoy en casa.




...cuando estoy en la estación esperando el tren que me devuelva al cuarto donde despierto todas las mañanas, veo un pequeño reflejo a lo lejos en el cielo, un avión que escapa rápidamente hacia no se sabe qué destino. Repite conmigo: dos meses y una semana son sesenta y ocho días son mil seiscientas treinta y dos horas son noventa y siete mil novecientos veinte minutos son...




...cuando apago las luces y quiero dormir, no puedo.





Ismael Serrano - 'Qué va a ser de mi'

Etiquetas: ,

9 COMENTARIOS:

Anonymous S.- dijo...

A veces uno se siente un poco perdido, un poco triste, un poco lejos... a veces uno echa de menos lo cotidiano, lo habitual... a veces uno echa de menos lo humano, las personas, los amigos, las sonrisas, el contacto.

Pero lo que pasa siempre, siempre, es que los que quedamos atrás te extrañamos todos los días. Pero también te deseamos lo mejor.

Por mucha agua que haya entre esa orilla y esta, estaremos cerca.

No olvides que la luna que ves ahí es la misma que se refleja en el río bajo el puente.

Un besote.

S.-

18 de octubre de 2006, 9:37  
Blogger Errantus dijo...

Mi querido Ric, eso en México se llama el Síndrome del Jamaicón, que no es otra cosa que una nostralgia inmensa por todas las cosas de casa. Ánimo, que falta menos y pronto estarás de regreso rodeado de tus seres queridos.

19 de octubre de 2006, 3:52  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Muchas gracias, chicas.

Pero que quede claro que sólo es algunas veces.
El resto del tiempo estoy dormido ;-)

19 de octubre de 2006, 5:04  
Anonymous S.- dijo...

Empiezo a pensar que más que unos calcetines, te hacía mejor una mantita suave...

19 de octubre de 2006, 11:56  
Anonymous Malhalma dijo...

Una mantita suave y un jamón ibérico... ;P

Yayo, más besos y abrazos.

¿Para cuándo mi paga?.

Cuídate mucho.

20 de octubre de 2006, 12:52  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Siiiii... el jamón podéis mandarlo. Pero no pongáis que es jamón, que no sé si pasaría la aduana. Mandadlo poniendo que son libros, seguro que nadie lo abre :P

Malhalma, no hay pagas que valgan. Ya estás mayorcita para pagas del yayo. Si ya hasta persigues morbosillamente a los chicos aunque vivan en Salamanca jejeje


Un beso.

21 de octubre de 2006, 8:21  
Anonymous Malhalma dijo...

Yayoooooo

No seas malo...

Es que una también tiene sus necesidades... jejejeje … aunque temo que no tengo nada que hacer.

¡¡Y además yo siempre fui una morbosilla!!

Estoy con la logística del jamón... pero para asegurarme, trataré de concertar una cita con la Grandi que seguro que me da buenos consejos.

Un besote enorme.

23 de octubre de 2006, 12:14  
Blogger Náufrago dijo...

Cada segundo cuenta y te acerca más y más y más y más... cada vez más cerca... La distancia es mayor en tu pensamiento que en la realidad. Aunque no te lo creas. Ya estás acariciando el momento. Abrirás los ojos y estarás de vuelta. Y todos estos días se harán borrosos. Irreales. Un abrazo!!(Tyla)

8 de noviembre de 2006, 12:31  
Anonymous Ricardo G. Yayo dijo...

Sí, hoy sin ir más lejos he llegado al ecuador de esta aventurilla. Lo que queda ya es todo cuesta abajo.


Bienvarado, señor naúfrago. En esta isla siempre habrá un cocotero para darle sombra ;-)

9 de noviembre de 2006, 4:44  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.