lunes, agosto 21, 2006

Estrellas animadas de ayer y hoy

En el mundo de la animación, como en tantos otros, es difícil encontrar la fórmula justa que haga que tus personajes triunfen y tengan éxito entre el público.

Viene ésto a cuento porque recientemente he tenido acceso a un dossier secreto de la factoría Hannah-Barbera (ríete tú de los contactos de J.J.Benítez en la NASA) donde se cuenta con toda clase de detalles sus repetidos intentos (casi siempre terminados en fracaso) para conseguir estrellas animadas que compitieran con sus rivales de la Disney y la Warner.



Muchos de vosotros conoceréis a la pareja de ratones Pixie y Dixie y a su incansable perseguidor el gato Jinks (sí, el que gritaba con acento andaluz aquello de "¡¡¡mardito roedore!!!"), pero pocas personas en el mundo saben que al principio los protagonistas iban a ser sólo los dos ratones y que no iba a aparecer ningún gato, y que hasta conseguir encontrar los personajes definitivos que pudieran triunfar los creativos de Hannah-Barbera sufrieron muchos reveses.

Los que veréis a continuación son sólo unos ejemplos de sus muchos intentos fallidos.


Primer intento: Pixel y Dixel.

Algún avispado creativo de la compañía pensó que el hecho de que uno de los dos personajes apareciera desenfocado podría dar mucho juego y prestarse a múltiples interpretaciones (algo parecido a lo que hizo Woody Allen con el personaje de Robin Williams en 'Desmontando a Harry'). Sin embargo, las pruebas realizadas con niños a los que se les enseñaron dichos personajes hicieron que los diseños terminaran en la basura y el mencionado creativo de patitas en la calle.

Juzgad vosotros mismos.



Segundo intento: Pixie y Dipsie.

En esta ocasión el creativo de turno olvidó que los dibujos iban dirigidos a un público infantil y en su afán moralista creó un ratón con problemas de alcoholismo al que su compañero ayudaba a superar su adicción: su equivocación hizo que la lista del paro aumentara justo tras presentar su idea.

Estos personajes, de los que aquí os dejo una imagen para que podáis formaros vuestra propia opinión, ni siquiera llegaron a la prueba con niños.



Finalmente, un ejecutivo de la empresa dio con la solución: si la competencia estaba triunfando con Tom & Jerry, ellos podrían darle más al público infantil. En lugar de un gato y un ratón, Hannah-Barbera les daría ¡un gato y DOS ratones! Ni que decir tiene que este ejecutivo llegó a lo más alto del escalafón en la empresa.

Y así es como llegamos a los personajes tal y como los conocemos hoy en día.
Si veis que tardo mucho en volver a actualizar este blog es posible que a los de Hannah-Barbera no les haya gustado que haya desvelado algunos de sus secretos más íntimos y desconocidos.


¡Hasta la próxima!

Etiquetas:

1 COMENTARIOS:

Anonymous Thyra dijo...

ejem... esto... es una coña ¿no? :roll:

22 de agosto de 2006, 20:08  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.