domingo, julio 16, 2006

ASTURCÓN 2006 (3): Ludus


Como no todo ha de ser conferencias y charlas, el finde asturconero estuvo lleno de comidas y cenas con un montón de buenos amigos.

El viernes por la noche y recién llegados la mayoría (hubo quien incluso llego cuando la comida ya escaseaba), la organización nos llevó de cena al ladito del mar. Buen momento para, aprovechando que nos habían reunido a todos, levantarse y saludar a la gente que vemos menos, por causas de distancia geográfica mayormente. Comida, risas, más comida y más risas... y a la hora del café, de nuevo la gente se levanta, las mesas se descomponen, se mezclan y se vuelven a recomponer, las conversaciones se cruzan de lado a lado del local... y las fotos. Las fotos que no falten porque a la vuelta siempre hay que contar a todo el que quiera oírnos que estuvimos allí, que nos lo pasamos en grande y para que el que no vino se retuerza frente a su pantalla de envidia. (Tenéis la foto de nuestra mesa a la izquierda. El resto de mesas, así como un buen puñado de fotos de la Asturcón, podéis encontrarlas en Estación de Nieblas: para verlas, pinchad aquí).



A la salida, y después de dar un agradable paseo a orillas del mar, la gente se divide entre ir a descansar o continuar la fiesta en algún bar. Este que escribe terminó en un bar viendo como un grupo de sudorosos asistentes dirimían sus diferencias en un futbolín, hasta que consideró que ya era una hora prudente para retirarse a dormir si a la mañana siguiente quería poder prestar atención a las conferencias.


La comida del sábado estuvo dividida entre los que se lanzaron tras el cachopo y los que acudieron a un local que tenía una especie de merendero (foto). Por cierto, que alguno se quedó casi sin comer por estar trayendo comida todo el rato.

Por la noche teníamos el plato fuerte en cuanto a actos lúdico-festivo-gastronómicos se refiere: La Espicha. Escapados a toda prisa de la conferencia de Haldeman para poder coger el autobús que nos llevaría hasta el llagar donde se iba a celebrar, llegamos con hambre y habiendo visto ya algunos de los disfraces. Una fila de mesas repletas de comida y situadas a todo lo largo del lugar nos esperaban. Aparte de para comer y beber, la Espicha sirvió para la entrega del Premio Avalon de relato fantástico 2006 (cuyo ganador fue Daniel Pérez Navarro por "Mobymellville"; el resto de finalistas podéis encontrarlos en la página de la Asturcón) y de los I Premios Literarios Xatafi-Cyberdark 2006 (cuyos ganadores y finalistas podéis consultar en la propia web de Cyberdark). Además, para los que iban disfrazados estaban en liza los premios a los mejores disfraces: un lote enorme de libros que me hace replantearme lo de ponerme disfraz para años venideros. Los ganadores fueron el Dr. Zoidberg (alias El peras) y Diana (alias Alaia; en la foto ¡dos Dianas al precio de una!). Sabed que la competencia fue muy dura (Ewoks, Moradores de las Arenas, autoestopistas galácticas, legionarios espaciales, héroes con capa y todo...) y si queréis ganar el próximo año, atended bien a la manera de preparar un disfraz ganador.
En fin, qué más podría contaros... ¿que nos hicimos muchas fotos para poder presumir de que estuvimos allí? Jejeje
Aquí debajo os dejo una foto de cuanto Arenoso pudimos reunir en esa cena (¿cómo? ¿no sabes lo que es La Arena? Pues corre, insensato, y pincha aquí.)



El domingo fue mucho más tranquilo y comimos unos bocadillos sentaditos en el chiringuito que había justo a la entrada de la carpa principal de la SN. A lo largo del día iba despidiéndose y marchándose gente (¡adiós y hasta la próxima!) y la cena fue algo mucho más reducido, apenas un grupito de 7 personas en un local que presentaba un requisito indispensable para despedir el finde en condiciones: una mesa de billar.


Agotados pero contentos, aún tuvimos fuerzas para pasar el lunes en Oviedo de caza: visitando todas las librerías de 2ª mano que pudimos y aumentando el volúmen de nuestras maletas con más libros. Para que os hagáis una idea, ahora mismo tengo la maleta en el salón de casa, ya sin ropa pero llena hasta arriba de libros. ¡Voy a tardar semanas en encontrarles un hueco!


Y eso es to, eso es to, eso es todo amigos. Espero no haberos aburrido demasiado ;)

Etiquetas:

1 COMENTARIOS:

Anonymous Thyra dijo...

Jo... Después de algunos días, con la perspectiva que da el tiempo... leñe, cómo echo de menos ese fin de semana. Reencontrarse con viejos amigos (que la distancia no te permite ver tanto como quisieras), poner cara a esos que están tan lejos, conocer a mucha gente nueva, disfrutar de los libros, de la fiesta, del mar, de la hospitalidad (gracias, gracias, mil gracias Fuente)...

Pero ya queda menos para el próximo año. Quién sabe, a lo mejor hasta me organizo el tiempo para poder asistir a todo.

Por cierto: Un placer reencontrarte allí.

27 de julio de 2006, 9:08  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.