martes, abril 18, 2006

JUKEBOX: ANNABEL LEE (Radio Futura)

Hace muchos, muchos años en un reino junto al mar
habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee
y crecía aquella flor sin pensar en nada más
que en amar y ser amada, ser amada por mi.

Éramos sólo dos niños mas tan grande nuestro amor
que los ángeles del cielo nos cogieron envidia
pues no eran tan felices, ni siquiera la mitad
como todo el mundo sabe, en aquel reino junto al mar.

Por eso un viento partió de una oscura nube aquella noche
para helar el corazón de la hermosa Annabel lee
luego vino a llevársela su noble parentela
para enterrarla en un sepulcro en aquel reino junto al mar.

No luce la luna sin traérmela en sueños
ni brilla una estrella sin que vea sus ojos
y así paso la noche acostado con ella
mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

Nuestro amor era más fuerte que el amor de los mayores
que saben más como dicen de las cosas de la vida
ni los ángeles del cielo ni los demonios del mar
separarán jamas mi alma del alma de Annabel Lee.

No luce la luna sin traermela en sueños
ni brilla una estrella sin que vea sus ojos
y así paso la noche acostado con ella
mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

En aquel sepulcro junto al mar
en su tumba junto al mar ruidoso.

Hace muchos muchos años en un reino junto al mar
habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee
y crecía aquella flor sin pensar en nada más
que en amar y ser amada, ser amada por mi.


La canción de Juan Perro, 1987, Ariola



Podía haber elegido otras canciones de Radio Futura porque tienen un buen puñado, todas estupendas, pero recordar esta adaptación que hicieron del poema de E.A. Poe me da pie también a colgar el original:


ANNABEL LEE

It was many and many a year ago,
In a kingdom by the sea,
That a maiden there lived whom you may know
By the name of Annabel Lee;
And this maiden she lived with no other thought
Than to love and be loved by me.

I was a child and she was a child,
In this kingdom by the sea,
But we loved with a love that was more than love,
I and my Annabel Lee;
With a love that the winged seraphs of heaven
Coveted her and me.

And this was the reason that, long ago,
In this kingdom by the sea,
A wind blew out of a cloud, chilling
my beautiful Annabel Lee;
So that her high-born kinsman came
And bore her away from me,
To shut her up in a sepulchre
In this kingdom by the sea.

The angels, not half so happy in heaven,
Went envying her and me;
Yes! that was the reason (as all men know,
In this kingdom by the sea)
That the wind came out of a cloud, chilling
And killing my Annabel Lee.

But our love it was stronger by far than the love
Of those who were older than we,
Of many far wiser than we;
And neither the angels in heaven above,
Nor the demons down under the sea,
Can ever dissever my soul from the soul
Of the beautiful Annabel Lee.

For the moon never beams without bringing me dreams
Of the beautiful Annabel Lee;
And the stars never rise but I see the bright eyes
Of the beautiful Annabel Lee;
And so, all the night-tide, I lie down by the side
Of my darling, my darling, my life and my bride,
In her sepulchre there by the sea,
In her tomb by the side of the sea.

Edgar Allan Poe (1809-1849)



Precioso y triste: la combinación perfecta para un poema. Que levante la mano el que no haya sentido el frío de la piedra bajo la que reposa la bella Annabel Lee al terminar de leer.

Voy a acurrucarme en algún rincón mientras por la ventana veo cómo llueve.

Etiquetas:

1 COMENTARIOS:

Anonymous Thyra dijo...

Magnífica elección, sí señor. Va a resultar que tu gusto no es tan pésimo ;)

Hace muchos, muchos años, encontré un libro por mi casa. Se deshacía de puro viejo y estropeado. Lo abrí al azar, casi sin querer y me quedé atrapada en las letras de un poema. Aquél día descubrí lo hermosa que puede resultar la tristeza y deseé poder contar, algún día, alguna historia que conmoviera el alma tanto como el poema lo hizo con la mía. Años después descubrí la canción, por casualidad y recordé aquél día. Me hizo sonreir; supe que el tiempo no se lo lleva todo.

Decidídamente ambas versiones son de esas pequeñas joyas que a uno le gusta guardar en el fondo de su pequeño archivo privado para deleitarse con ellas. Lástima que el libro desapareciera misteriosamente de mi casa...

Gracias por recordármelo (por segunda vez ;) )

18 de abril de 2006, 17:36  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.